De nada sirve ir a más velocidad si los recuerdos te encadenan.

13 de junio de 2013

Respirar




Tengo mono. Mono de escribir. Hoy sentada en la arena, entre un montón de conchas con diferentes texturas, unas más rugosas, otras lisas y mojadas... me quedé colgada del escalofrío que te recorre el cuerpo cuando la ola alcanza la punta de los pies y te invade hasta el ombligo, tan de repente. La carne se te pone de gallina, el alma se encoge, los huesos se enfrían y sin embargo, una carcajada rompió el silencio de la marea. Me empecé a imaginar como sería mi vida sin esa sensación y la verdad, es que no fui capaz. El oxígeno que mueve mi sangre, lleva incrustado el olor de la salitre, y cuando estoy lejos de él demasiado tiempo, un imán me trae hasta él, aunque me muera de sed. Supongo que la vida nos regala ciertos encantos, ciertas sensaciones e imágenes para que nos las llevemos a la tumba con nosotros, y eso me reconforta, aun no sé en qué medida, pero lo hace. Igual que escribir. 
Cuando escribo me siento libre, desahogada, furtiva, salvaje, creativa, sueño. Cada uno tiene su forma de quedarse aquí, vigente, su manera de dejar huella. No te creas, todos lo hacemos, todos intentamos dejar algo para no pasar desapercibidos por la historia, desde el amor que demostramos hacia otra persona, hasta una fórmula matemática divina e iluminada. Yo, hoy, o quizás mañana, escribiré, cuando la angustia que me acabo de crear a mi misma al hablar de algo tan trascendental se largue. (esto me pasa mucho, así como escribir ayuda a librarte de tus miedos, a veces, tiene el efecto inverso y es una putada). 
En realidad, quería comentarte, que deberías de buscar tu escalofrío, aunque solo dure medio segundo, encuéntralo y te encontrarás a ti. Después si quieres escribir, me lo cuentas, eso ya es cosa tuya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En su huída se encontrarán con una chica que está segura de amar, pero no de comprometerse a amar para siempre; con una mujer perturbadora que vive sola con una ciega que nunca quiso trabajar y acabó cultivando las rosas más bellas.

Inspírate

trucos blogger